imagenes
Modelo Pedagógico

Conjunto organizado y armónico de criterios que orientan el ser y el hacer en la Escuela Normal Superior de Villahermosa, en virtud del cual se concreta la construcción permanente de la persona y de la comunidad en todas sus dimensiones.

Este modelo busca la formación integral de la persona, creando espacios de investigación y reflexión, donde se desarrollen las habilidades de pensamiento, los principios morales, éticos, cristianos, estéticos y la capacidad para comprender y asumir constructivamente sus circunstancias y las de su entorno, vivenciando los valores de la tolerancia, el respeto, la autonomía y la solidaridad, que lo lleven a ser un maestro (a) con vocación de servicio, sentido de pertenencia, un líder y un promotor del desarrollo individual y social.

Aquí es importante aclarar que los planteamientos anteriormente expuestos son hechos de conformidad con el Art. 67 de la Constitución Política de 1991 y los fines de la educación establecidos en la Ley 115 de 1994.

El modelo pedagógico que direcciona el proceso de formación del estudiante de la Escuela Normal Superior de Villahermosa, tiene como propósitos:

  • Formar personas capaces de liderar procesos de transformación de sí mismos, de la sociedad en la cual tenga que interactuar y del entorno.
  • Asumir en forma conjunta la propuesta para la formación de maestros (as) desde la renovación educativa actual y las exigencias de las situaciones que se viven en nuestra sociedad a nivel nacional y contextual.
  • Enfatizar en el desarrollo de competencias cognitivas, sociales y de conciencia critica a través de experiencias.
  • Potenciar gustos, intereses y posibilidades para vivir y expresarse  a través de diferentes manifestaciones artísticas.
  • Incentivar la continua autoformación en la vivencia de los valores del respeto, la verdad, la confianza, la solidaridad con miras a lograr una convivencia armónica consigo y con los demás.
  • Proporcionar al estudiante estrategias que le permitan asumir un proceso de desarrollo humano integral, equitativo que le brinde una concepción de sí mismo y del mundo en relación con la sociedad.
  • Realizar procesos de aprendizaje que generen cambios comportamentales constructivos y observables que trasciendan la comunidad educativa que necesita nuestro país.

 

Partiendo de la concepción de APRENDIZAJE como el proceso INTEGRAL en el que no solamente interviene la inteligencia, sino también la voluntad, la afectividad, las motivaciones, la personalidad, las estructuras cognitivas y que requiere fundamentalmente de la participación decidida y activa de quien aprende para poder llegar a hacer suya una habilidad, una destreza, una experiencia, un hábito, una actitud, un valor  o un conocimiento que necesariamente se traduzca en un CAMBIO en la manera de ser, pensar y actuar, la comunidad educativa ha optado por encauzar sus acciones hacia un aprendizaje y desarrollo HUMANISTA – COGNITIVO que centra su atención en la formación integral de la persona y en el fortalecimiento de la capacidades para aprender a aprender, aprender a pensar, aprender a convivir y aprender a ser.

Es HUMANISTA por cuanto asume la formación integral del ser humano como eje y centro de la actividad educativa, es decir, construye una pedagogía que humaniza y potencia el desarrollo individual según sus propias posibilidades de tal manera que, se facilite su proyección y realización personal y social como ser racional,  autónomo, solidario, digno, poseedor de una conciencia, capaz de crear y recrear a través del arte, de investigar, de apropiarse de unos valores que le hagan competente para participar activa y críticamente en el proceso de transformación de la realidad personal, educativa y social. Según Abraham Maslow “necesitamos una nueva clase de ser humano... que sea lo suficientemente fuerte, valeroso y confiado para confiar en sí mismo, en la situación presente e improvisar ante el problema...”.

Es COGNITIVO debido a que enfatiza en el desarrollo de las habilidades de pensamiento, es decir, en enseñar a pensar, ya que el principal cambio que requieren los sistemas educativos actuales tiene que ver con la compresión de que el propósito de la escuela no puede ser el de transmitir conocimientos, “la escuela tiene que jugar un papel central en la promoción del pensamiento, las habilidades y los valores” (DE ZUBIRÍA SAMPER, Julián. 1994. p. 139).

Para Davidov “la escuela debe enseñar ante todo, a pensar. A Pensar para saber actuar. Y para esto es preciso organizar las DISCIPLINAS escolares de tal manera que su asimilación sea a la vez la formación de la capacidad para pensar en forma creadora” (1981).

En razón a lo anterior, la Escuela Normal Superior de Villahermosa ha asumido como reto la creación de espacios y momentos que favorezcan la asimilación y transformación de conocimientos de las ciencias a través de la ejercitación y desarrollo de operaciones intelectuales como la memoria, el razonamiento, la captación, comprensión, aplicación, análisis, síntesis, interpretación, comparación, deducción, critica, argumentación, valoración y creatividad.

Según Rafael Florez Ochoa, los pedagogos cognitivos:
“Empeñan su enseñanza en lograr que los alumnos  aprendan a pensar, se auto-enriquezcan en su interioridad con estructuras, esquemas y operaciones mentales internas que les permitan pensar, resolver y decidir con éxito situaciones académicas y vivenciales. Los aprendizajes en la perspectiva cognitiva deben ser significativos y requieren de la reflexión, comprensión y construcción de sentido. La mente no es una “estructura plena” sobre la cual se imprimen las representaciones  de las cosas, la mente no es un espejo fiel; es una estructura multidimensional activa y transformadora que produce ideas y teorías a partir de su anterior experiencia y de su acción sobre ellas. Los sujetos cognoscitivos, los aprendices no son receptores pasivos de información; lo que reciben lo reinterpretan desde su mundo interior, lo leen con sus propios esquemas para producir sus propios sentidos, porque entender es pensar y pensar es construir sentido” (Pág. 46 y 47).

METAS

La meta educativa es que los estudiantes que ingresan a la Escuela Normal Superior de Villahermosa aprendan a aprender, aprendan a hacer, aprendan a convivir y aprendan a ser a través del máximo desarrollo de habilidades y destrezas de pensamiento.

APRENDER A APRENDER: La escuela actual debe desarrollar en los educandos habilidades de pensamiento que le permitan auto aprender y auto formarse durante toda su vida. “Solo por un proceso reflexivo de investigación de hechos, conceptos, situaciones y experiencias, es posible el desarrollo de una actitud critica y una capacidad de toma de decisiones. Esto es: “aprender a aprender” (TORRES HERNÁNDEZ, Flor Adela. 1998, p. 21). Es más importante enseñar a aprender que el contenido mismo del aprendizaje.

APRENDER A HACER: Para poder actuar creativamente sobre el entorno, es preciso desarrollar competencias que le permitan a los educandos y futuros maestros (as) hacer frente a numerosas situaciones, a veces imprevisibles y trabajar en equipos en actividades profesionales o sociales.

APRENDER A CONVIVIR: Es preciso desarrollar en las personas la capacidad para comprender al otro a partir del conocimiento de su historia, sus tradiciones y su espiritualidad, y a partir de ahí crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacífica de los conflictos respetando los valores de pluralismo, comprensión mutua y paz. (DELORS, Jacques. 1996).

APRENDER A SER: La función esencial de la educación es conferir a todos los seres humanos la libertad de pensamiento, de juicio, de sentimientos y de imaginación que necesitan para que sus talentos alcancen la plenitud y seguir siendo artífices, en la medida de lo posible, de su destino. (Ibid. Pág. 106).

El desarrollo es concebido dentro de esta propuesta de formación como el proceso de cambio progresivo, secuencial y holista que sufre el ser humano a través de su ciclo de vida en todas sus dimensiones (corporal, cognitiva, socio-afectiva, comunicativa, estética, espiritual, ética). Se afirma que este proceso es PROGRESIVO porque implica avance, paso de estructuras simples a otras más complejas; es SECUENCIAL dado que estos cambios se dan de manera ordenada; es HOLISTA puesto que los logros nunca están aislados. Todo aspecto del desarrollo, ya sea físico, cognitivo o social, depende de todos los demás y todo desarrollo es el resultado de la interacción entre la herencia y el contexto físico, social, cultural e histórico.

“Los – contextos – no engloban simplemente el entorno físico de la persona sino también los escenarios creados por las personas que están presentes, lo que hacen, cuándo y cómo lo hacen” (Laboratorio de cognición humana comparativa. 1983).

El tiempo histórico y la cultura tienen profundos efectos en el desarrollo “La estructura de una sociedad y sus instituciones marcan los límites en el campo de la conducta y la adaptación de sus miembros, al mismo tiempo los modelos del desarrollo que prevalecen en un momento dado dentro de cualquier sociedad, repercuten en el posterior cambio y desarrollo del contexto en el que crecen las nuevas generaciones” (R. Campbell y O’Rand, 1988).

El currículo de la Escuela Normal Superior de Villahermosa está estructurado por NÚCLEOS que integran dos o más disciplinas afines, tanto a nivel de sus conceptos fundamentales, marcos teóricos como metodológicos. Dichos núcleos son:

 

NÚCLEOS DEL SABER DISCIPLINAS QUE LO INTEGRAN
Científico Tecnológico
  • Ciencias Naturales y Ed. Ambiental.
  • Matemáticas.
  • Tecnología e informática.
Socio – Humanístico – Axiológico
  • Ciencias Sociales, Historia, Geografía, Constitución Política y Democracia.
  • Educación ética y en valores humanos.
  • Humanidades, Lengua Castellana e idioma extranjero.
  • Educación religiosa.
Desarrollo Psicomotor Artístico
  • Educación artística.
  • Educación física, recreación y deportes.
Fundamentacion y Desarrollo Pedagógico
  • Psicología.
  • Filosofía de la educación.
  • Sociología de la educación.
  • Orientación pedagógica.
  • Administración educativa.
  • Ayudas educativas.

 

El programa de formación complementaria  estructura su propuesta curricular atendiendo a las nuevas disposiciones emanadas desde el MEN a través del Decreto 4790 Artículo 2 que hace énfasis en los principios pedagógicos: educabilidad, enseñabilidad, contexto, pedagogía.

METODOS

Las didácticas empleadas para desarrollar las capacidades y posibilidades del pensamiento y encauzar las acciones de los educandos hacía el logro de las metas preestablecidas en esta propuesta son VARIADOS según la naturaleza de cada disciplina y los procesos de desarrollo del educando.

Los métodos utilizados procuran conjugar las ventajas del trabajo individualizado (Plan Dalton, técnica Winnetka; enseñanza personalizada, método de proyectos) con los del trabajo socializado.

DEL PLAN DALTON (Hellen Parkhurst):
Este método propone que cada disciplina de una sala que se convierta en un verdadero laboratorio y la Escuela Normal Superior ha acordado la adecuación de los AMBIENTES EDUCATIVOS concebidos no solamente como lugares, escenarios previamente acondiciones con textos y material didáctico apropiado para la enseñanza de las disciplinas que integran un núcleo del saber, sino también como ese clima, esas condiciones que el maestro (a) propicia para hacer posible el ejercicio del análisis, la critica, la confrontación, el debate, la tolerancia, la investigación, para que el educando “aprenda a pensar” y reconstruya, por medio de la actividad mental y el proceso de interacción con el grupo, el medio físico, cultural, simbólico, los saberes y los valores que hacen parte de la cultura.

Así mismo, le da relevancia a la libertad en la conformación de grupos de trabajo y a la asignación de espacios para el trabajo colectivo. En razón a que la Escuela Normal Superior pretende darle trascendencia al desarrollo y fortalecimiento de los valores de la responsabilidad y la autonomía, se han establecido dos modalidades de actividades formativas, unas que se realizan de manera PRESENCIAL, es decir, con acompañamiento directo del docente y otras en la que cada grupo de estudiantes (dos tardes por semana), rota por cada uno de los ambientes en el que requiere trabajar, o se desplaza fuera del establecimiento para realizar prácticas como observaciones, consultas, entrevista y otras, que tengan que ver con el proyecto que adelanta.

Posteriormente se fijan momentos de encuentro de todos los estudiantes de un mismo grado y el o los docentes para poner en común, argumentar, debatir, evaluar el saber reconstruido, las habilidades y valores desarrollados.

DE LA TÉCNICA WINNETKA (Carleton W. Washburne):
Este método aboga por la promoción del desarrollo de la imaginación, la originalidad, la creatividad, la capacidad de auto aprendizaje, autocontrol y la Escuela Normal Superior de Villahermosa también lo hace al privilegiar el perfeccionamiento de estas capacidades en su propuesta de formación.

DE LA EDUCACIÓN PERSONALIZADA:
Este método destaca la necesidad de estimular el interés, la curiosidad natural, el uso dela liberta, el reconocimiento de las diferencias individuales, la valoración del educando como agente de su propia realización y como persona capaz de elegir trabajos, aceptar responsabilidades y trabajar por su propia cuenta, ya sea en forma individual o en pequeños grupos, de acuerdo a sus posibilidades personales y de tiempo.

En concordancia con lo anterior, la Escuela Normal Superior ha dispuesto el empleo de estrategias metodológicas como los talleres, guías de trabajo, proyectos pedagógicos. El taller, más que una estrategia metodológica y que un medio de aprendizaje, es considerado como un espacio formativo que permite romper con la monotonía del aula de clase y hacer realidad la educación activa en la medida en que favorece la participación del educando en el proceso de apropiación, renovación y reconstrucción del conocimiento a través de la relación de los teórico con lo práctico y viceversa.

DEL METODO DE PROYECTOS (William H. Kilpatrick)
El propósito fundamental de este método es hacer que el estudiante realice, actúe como también el estimular el pensamiento, la investigación, el aprender haciendo, la resolución de problemas del entorno. Por esta razón, y conforme con lo dispuesto por el MEN en el Decreto 1860 de 1994 (Art. 36), La Escuela Normal Superior ha decidido darle un gran valor a esta metodología de trabajo ya que permite introducir a los estudiantes en el fascinante mundo del conocimiento partiendo de las múltiples inquietudes que a diario manifiestan en relación con el entorno físico, social, cultural, científico y tecnológico. Los proyectos pedagógicos se constituyen en la herramienta fundamental de que dispone la Escuela Normal Superior para generar procesos de reflexión, desarrollar competencias para la investigación y hacer tangible la interdisciplinariedad.

DE LOS CENTROS DE INTERES (Ovidio Decroly).
La característica primordial de este método es la selección de los contenidos atendiendo a los intereses, necesidades, capacidades de los educando y alrededor de los cuales el estudiante pueda adquirir nuevos conocimientos, apropiarse de la cultura, desarrollar su mente.
La Escuela Normal Superior ha adoptado esta propuesta metodológica, de tal manera que es considerada por ella como los espacios pedagógicos propuestos por los estudiantes según sus intereses y habilidades artísticas, comunicativas, lúdicas, deportivas en los cuales se brinda fundamentación teórico-práctica para cualificar y enriquecer dichas habilidades a la par con la formación integral que requiere el estudiante normalista como futuro educador de pre-escolar y básica primaria.

RELACION MAESTRO (A) – ESTUDIANTE

La relación maestro (a) – estudiante es recíproca, lo cual supone ver y aceptar al educando en su dimensión humana, con necesidades materiales y espirituales, distintos a las suyas, reducir la distancia que tradicionalmente los ha separado creando un espacio de convivencia que posibilite eficazmente el desarrollo del estudiante. Igualmente requiere replantear los conceptos de autoridad y disciplina.

“La disciplina debe surgir por consenso y necesidades de trabajo y no por imposición normativa... hay que romper con el silencio impuesto a gritos, con la sumisión obligatoria, con el trabajo ordenado de un modo compulsivo, con la filas rigurosas y las órdenes insalvables. El maestro debe tratar con los alumnos su continuidad, servir de apoyo a la solución de problemas personales y colectivos, generar procesos de reflexión sobre – esas otras cosas – que no tratan los programas...” (MEDINA GALLEGO, Carlos, 1996. Pág. 130 – 131).

El papel del maestro humanista cognitiva es “diseñar y propiciar experiencias pertinentes que cuestionen y reten la capacidad de pensar del estudiante.

Abrirse, dejarse hablar por el alumno, estar dispuesto a aceptarlo, a entenderlo, a guiarlo; no sólo en lo concerniente a la dificultades sobre un contenido, sino en las preocupaciones e interrogantes que como ser joven y en formación pueda tener (FLOREZ OCHOA, Rafael. La comprensión pedagógica en la pedagogía de Rafael Florez. Pág. 233).

El maestro no debe disociar lo afectivo de la intelectual, sólo en la medida en que actúa como unidad, integrando dichos elementos podrá conmover y convencer a sus educandos haciendo de su actividad docente una labor humanizante. (YEPES OCAMPO, Juan Carlos y otros. 1997. Pág. 155)

EVALUACIÓN

La evaluación es asumida por la institución conforme a lo estipulado por el Ministerio de Educación Nacional como “la acción permanente por medio de la cual se busca apreciar, estimar y emitir juicios sobre los procesos de desarrollo del educando o sobre los procesos pedagógicos o administrativos, así como sus resultados con el fin de elevar y mantener la calidad de los mismos”. (La evaluación en el aula y más allá de ella. Pág. 17).

Sus finalidad principales son:

  • Valorar el alcance y la obtención de logros y competencias definidas en el P.E.I. para cada una de las dimensiones del ser humano.
  • Favorecer en cada estudiante el desarrollo de sus capacidades y habilidades de acuerdo a sus características personales, intereses, ritmos de desarrollo y estilos de aprendizaje.
  • Contribuir a la identificación y superación de limitaciones y/o dificultades, para consolidar los logros del proceso de aprendizaje.
  • Proporcionar al docente información para reorientar o consolidar sus prácticas pedagógicas.
  • Determinar la promoción o no de los educandos en cada grado y nivel.
  • Suministrar información que contribuya a la autoevaluación académica de la institución y a la actualización permanente de su plan de estudios (Decreto 1860 de 1994 y 0230 de 2002).

 

En lo que compete a la evaluación del aprendizaje y procesos de desarrollo del educando se tienen en cuenta las siguientes fases y estrategias de participación.

FASES:

  • Búsqueda y obtención de información sobre los logros del estudiante en su desarrollo cognitivo, personal y social a través del empleo de diferentes medios: observación, trabajos prácticos y de investigación, lecturas, composiciones escritas, pruebas (objetivas, subjetivas, de libro abierto), realización de prácticas de campo, talleres, proyectos, trabajos de grupo, técnicas grupales, visitas, actividades de autoevaluación y coevaluación.
  • Interpretación y análisis de la información a la luz de los logros previamente establecidos por el colectivo de docentes al frente de cada núcleo, a fin de obtener explicaciones, determinar las causas  y circunstancias que inciden en el proceso de formación del estudiante. Es así como “la evaluación educativa puede identificarse con la investigación en la medida en que se apoye en argumentos que sea razonable, defendible” (FLOREZ OCHOA, Rafael. 2001. Pág. 203).
  • Análisis de los resultados por parte de las comisiones de evaluación y promoción según sea el caso, para que en virtud del conocimiento y respeto de las diferencias individuales, de la circunstancias particulares, determine las actividades especiales de apoya para estudiantes con dificultades en su proceso de aprendizaje a fin de que puedan avanzad o ser promovidos al grado o nivel inmediatamente superior.
  • Expresión de los resultados de la evaluación mediante un informe escrito bimestral en el que se de cuenta, tanto al educando como al padre de familia, de sus avances, fortalezas y dificultades en el proceso formativo en cada una de las áreas e igualmente sobre las recomendaciones y estrategias para mejorar.

 

Este juicio valorativo va acompañado de un término conceptual para cada área según lo estipula el Decreto 0230 de 2002 (Art. 5): Excelente, Sobresaliente, Aceptable, Insuficiente, Deficiente.

 

ESTRATEGIAS DE PARTICIPACIÓN EN LA EVALUACIÓN

La evaluación en la Escuela Normal Superior de Villahermosa Tolima es una acción compartida por todos los agentes del proceso educativo: estudiantes, docentes, padres de familia, directivos, comisiones de evaluación y promoción.

Participación del estudiante:
El estudiante es considerado centro del proceso educativo y, por consiguiente, del proceso evaluativo. Al iniciar un año lectivo o el desarrollo del plan de área, el estudiante es informado sobre los logros e indicadores de logro esperados en la misma para que él vaya valorando su desempeño, desarrolle su sentido de responsabilidad, honradez, sinceridad y afiance su autonomía.

Concluido el trabajo o proyecto se le da oportunidad de autoevaluarse, de expresar por escrito cuales fueron sus avances y dificultades, información que es aprovechada por el docente al diligenciar el boletín informativo bimestral. Igualmente se aplica la coevaluación entre pares: estudiante-estudiante, para determinar aciertos, desaciertos y programar actividades especiales de apoyo.

Participación del docente: La misión del docente y/o colectivo de docentes es la de liderar los proceso de desarrollo integral del estudiante y aprovechar todos los momentos de la vida escolar para ir detectando y registrando las distintas manifestaciones que se dan en su desarrollo cognitivo, personal y social  y en consecuencia poder ser justo a la hora de emitir un juicio valorativo una vez concluido un período académica o un año lectivo (Heteroevaluación9.

El docente asume igualmente el compromiso de orientar, durante el bimestre actividades de superación a aquellos estudiantes con deficiencias en la obtención de logros. Si estas persisten debe concertar con el estudiante y la comisión de evaluación un plan de actividades pedagógicas especiales.

Participación del padre de familia:
Los padres de familia cumplen una misión de apoyo y colaboración en los procesos de formación y evaluación. Cuando persiste graves insuficiencias en la obtención de logros, el padre de familia o acudiente legal es notificado por el comité de evaluación y llamado a firmar un acta en la que él como persona y su hijo (a) o acudido (a) se comprometen a desarrollar un plan de actividades pedagógicas especiales, y admitir el juicio valorativo correspondiente.

Participación de las directivas:
Orientan y asesoran los procesos de formación y evaluación, a través del Consejo Académico y las Comisiones de Evaluación y Promoción.